Querer llevar nuestras fantasias a la práctica  a veces ocasiona daños colaterales.

1/4